1.11.17

v o l v e r . . .

Qué extraño volver a escribir después de casi 3 años... Me tomé un recreo en la jornada laboral (más  que recreo ya la doy por terminada) y me puse a chusmear en los "marcadores" de mi navegador. Después de pasear por blogs y páginas rarísimas que en algún momento puse en la categoría de "favoritas", llegué acá. Sí, mi blog. Mi tan preciado blog, o espacio de catarsis podemos decir. Años y años sin escribir, sin tener la necesidad creo. No voy a hacer un resumen, solo decir que pasaron muchas cosas, demasiadas. Tantas que no puedo escribirlas todas. Solo una... o dos, como mucho. 

Creo que, como en terapia, uno se tiene que dar un respiro de tanta catarsis. Aunque confieso que me divertí mucho leyendo mis "entradas antiguas" en el blog. Todavía no determiné si antes estaba más desquiciada o más cuerda que ahora.

Yo nunca pensé que iba a tener la necesidad de hacer terapia y, sin embargo, la hice. Tuve que hacerla o de lo contrario me iba a ir a vivir al "Congo" (pavada de casualidad) en cualquier momento. Y pensar que algún día de mi anterior etapa de vida llegué a pensarlo como posibilidad real... Ahora que lo pienso, creo que antes estaba más desquiciada.

Hoy la vida, mi vida, nuestra vida, cambió o mejoró, digamos. Estamos (hablo en plural porque incluyo a mi pareja) aprendiendo lo que es el amor de verdad, ese que no podés medir ni entender, pero que te sale y te llena de alegría y felicidad todos los espacios que te quedan. Ese amor de verdad se llama Mateo y va a llegar pronto. Cuando nos demos cuenta, ya va a estar con nosotros, mirándonos con sus ojos... Serán verdes o marrones?

28.12.13

2013

No me gusta hacer balance anual. Nunca lo hice, y no voy a empezar ahora. Pero este año merece un pequeño análisis, al igual que el 2012, pero no llegué a escribirlo. Así que este año, ya casi a fin del 2013, haré un brevísimo análisis de estos dos años que han pasado o han volado mejor dicho.

Fueron dos años de cambios. Cambios importantes, que cerraron etapas y abrieron otras mil veces mejores. Creo que eso es básicamente el resumen... es escueto, lo sé, pero no me gusta ponerme a analizar cada parte. Esa es la conclusión de 2012-2013.

El 2012 terminó bien, mejor de lo que esperé en su momento. El 2013 empezó bien, y tuvo sus momentos de bajadas y subidas, fue un año largo, si bien pasó volando. Y ya llegando al fin de este año debo decir que superó mis expectativas. No esperaba terminarlo de esta forma, y mucho menos empezar el 2014 en estas circunstancias...

Hay quienes dicen que el amor no es importante...pero sí que lo es. Es todo y más.

Solo eso. Feliz 2014!

10.7.13

Terapia

Siempre dije que no creo en la terapia. Por lo menos en esa que te sentas en un diván y le relatas tu vida, o tu idea de vida, a un desconocido. Sí creo en otro tipo de terapias, que considero muy efectivas, como por ejemplo, ir de compras, ir a un spa, hacer un viaje corto. Hay quienes creen que el sexo o el alcohol son buena terapia, pero no, porque generalmente tanto uno como otro son el motivo para hacer terapia, o son consecuencia de lo que amerita una terapia...

Tampoco es terapia hablar de los problemas con una amiga. Porque jamás nos va a decir lo que necesitamos escuchar, para cambiar la conducta o el pensamiento. A menos que sea de esas amigas que dicen la verdad sin filtro aunque duela y aunque la odiemos después de la charla y no la veamos ni hablemos por unos días hasta que se nos pase la bronca.

Pero tampoco es lo mismo me parece. Llega un momento en que uno tiene que reconocer que necesita terapia, sentarse en ese diván y contarle la vida a ese desconocido, que casualmente estudió para poder dar una respuesta a nuestros problemas. Tampoco nos va a decir lo que queremos escuchar, como la amiga sin filtro que no nos cobra, el desconocido sí, y muy bien.

Todavía no decidí si voy a ir a ESA terapia, o a lo que yo llamo terapia. Estoy deshojando la margarita. Creo que tengo más curiosidad que necesidad. Y la curiosidad mató al gato...

25.6.13

Reincidencias...

Sí, reincidencias...las malditas reincidencias. Aunque siempre me pregunto si serán verdaderamente malditas. Forman parte del destino, en eso estamos de acuerdo. Pero cuál es el motivo / propósito de reincidir en algo, lo que sea? Gusto, placer, ganas, delirio, destino, lección...y ahí radica la cuestión. Lección. No sé si sirve demasiado. En realidad uno no debiera reincidir. La lección se debe aprender la primera vez...pero es tan divertido repetir algunas cosas...

18.2.13

Destino

Originalmente, el título iba a ser "Destino o Coincidencia", pero con el tiempo lo medité un poco, y quedó solo "destino". Siempre creí en el destino...creo. Valga la redundancia entre "creer en el destino" y "creer que creo en el destino". 

No todos creen en el destino. Simplemente creen que la vida es un cúmulo de coincidencias. Yo no estoy tan segura de eso. Para mí los acontecimientos van más allá de una simple coincidencia o casualidad. No quita que algunas cosas se den por casualidad o mera coincidencia. Pero no llegaría a decir que todo es por esos motivos. Hay algo más. Algo que sucede porque tiene que suceder. No digo tampoco que ese algo esté escrito en ningún lado, ni que haya algún ser divino (no creo en ningún ser divino) que lo digite. Me refiero a que hay hechos que van ocurriendo de una determinada manera, para así llegar a ese hecho "final" (no es final, pero le digo así porque en este caso es final), a ese destino. Obviamente, a partir de ese destino, se suceden otros hechos, que de otra manera no podrían suceder. A eso le llamo destino. Medio complicada mi explicación, pero si se lee detenidamente, se entiende.

Mi frase de cabecera es que "todo pasa por algo". Todo lo que pasa, pasa porque así tiene que ser. No creo que las cosas pasen porque sí. El "porque sí" no existe. 

Y luego de los últimos hechos en las últimas semanas, creo poder asegurar esto del destino... Las cosas no solo pasan por algo, sino que pasan un momento determinado. El momento es ese; no puede ser otro. Quizás debería hacer terapia, no lo sé. Creo que por eso volví a escribir...si no lo hacía mi cabeza iba a explotar en mil pedacitos con esto del destino.

Volviendo, las últimas dos semanas han sido un cúmulo de hechos encadenados unos con otros. El hecho de destino fue el desencadenante en realidad. Obviamente, sucedió luego de otros hechos encadenados que culminaron en esa noche/día. En ese destino. Es el destino, no hay otra explicación. Yo no estaría replanteándome mi vida entera de no haber ocurrido... Tenía que ser así, y no de otra manera. Ya nada es lo mismo... o todo ha cambiado. Depende de cómo se lo mire, negativa o positivamente. Digamos que todo ha cambiado. Absolutamente todo. 

Y acá estoy, escribiendo esto. Quien lo lea me creerá un poco loca. Quizás lo estoy...no lo sé. Solo sé que el destino quiso hacerme replantear todo. Todo lo que hasta ahora era, ya no lo es más.


15.5.11

.sunday.bloody.sunday

Solo un breve comentario de domingo. Aunque con el título dije todo. Eso es todo por hoy. No es tan pedorro como lo fue el viernes, pero el domingo me deprime.

13.5.11

v i e r n e s






El título se iba a llamar "viernes pedorro", pero no me pareció adecuado poner una palabra tan fea y a la vez tan ilustrativa como "pedorro". 

Ese es el adjetivo para este viernes. No encuentro otra palabra mejor. Pensé, y pensé, pero no encontré. Encima llueve, lo cual lo hace más pedorro todavía.
Viernes, y con lluvia. Un combo horrible o espectacular, depende cómo lo miren y qué estén haciendo. Me iría de shopping o a mirar vidrieras si no lloviera (para seguir alimentando mi compulsión por las compras). No me gusta caminar por la calle cuando llueve. Y eso que salgo bien equipada esos días. Pero no me gusta. 
Obviamente, me encanta la lluvia cuando estoy adentro en mi casa, y sin planes, mirando alguna peli o, en su defecto, trabajando. Pero odio la lluvia si tengo que salir. Encima, en esta ciudad conseguir un taxi es imposible cuando hay sol, imagínense cuando llueve; uno directamente se resigna y camina, sin intentar esperar en alguna esquina siquiera. Esa es la realidad de este viernes. LLuvia, nada que hacer (o bueno, en realidad sí, pero no hay ganas). 
Así seguirá. Bien pedorro.